Su navegador no acepta javascript
12 de diciembre de 2017
Agenda de Eventos
 
Historia de la ciudad

El origen del nombre de Bérchules se cree que puede derivarse del árabe “berchul”, que significa Bergel, aunque se utilice “vergel” debido a la abundancia de fuentes, la fertilidad de sus tierras y temperatura agradable, aún encontrándonos a más de 1.300 metros de altitud sobre el nivel del mar y muy cerca de las nieves perpetuas de la Sierra.

Otra teoría es que podría ser una derivación de Banu Asad, familia que posiblemente se asentó en el lugar, siendo Asad un linaje del que habla el más ilustre cronista de Al Andalus, Ibn al Jatib.

El otro pueblo del Municipio, Alcútar, se traduce por “fuente del paraíso”, y también se le llamó Alcunca o Alcuza. Otros pueblos ya desaparecidos de Los Bérchules eran Purchenas y La Alfaguara.

El nombre de Bérchules se deriva de la también denominación árabe berchul, existe la teoría de un vocablo: Berchul que deriva del término Perxexi equivalente a Pórtico, también pudiendo derivar de Banud-Asad. Puede que por su florida vegetación que se ve por todas partes, los arroyos, las cascadas y la variedad de árboles que todo junto ofrece un paisaje sorprendente más facil de admirarse que de describirse por todo esto y más, se mereció para los musulmanes nombre de Vergeles, evolucionando a Bérchules. Algunos dieron una interpretación fantasiosa al nombre propio de Vergeles. Sin embargo procede de baryul, puerto, paso. Al norte y cerca de la población estaba el despoblado de Purchenas

El poblamiento es al menos de origen mozárabe, siglo VIII. Durante el reinado nazarita es el momento de mayor esplendor y riqueza por la formidable producción de sedas (que competían con las más refinadas de Oriente), productos de huerta, vino, frutos secos, esencias aromáticas, ... que partían hacia otros lugares del Reino de Granada, cruzando Sierra Sulayra o hacia el mar. La sublevación de los Moriscos fue el hecho histórico más relevante, contra el mayor Imperio de la época de Felipe II; ya en la última fase de la guerra, con los moriscos escondidos por las cuevas y barrancos, el último líder, Diego López Abén Aboo fue asesinado en una inmensa cueva por sus lugartenientes para obtener el perdón del resto de los moriscos.

Del tajo del Reyecillo, situado en la junta de los ríos y por encima del pueblo, dice la leyenda que se tiró el rey (se ignora cúal) con su caballo, cayendo vivo en el sitio que llaman La Patada, donde se ven señales de herraduras.

Más abajo, están las famosas cuevas, colgadas del acantilado y apenas visibles, donde se refugiaron los moriscos para defenderse: allí murieron más de setenta personas- la mayoría mujeres y niños, asfixiadas por las humaredas, mientras el capitán de los moriscos, Aben Aboo, huía por una salida secreta. Finalmente Abén Aboo fue muerto a traición en otra cueva entre Bérchules y Mecina.

En tiempos moriscos había 170 vecinos. La mayoría de los 76 vecinos que acudieron a repoblar los lugares eran de origen andaluz, y en menor proporción castellanos.

La construcción de Bérchules fue aproximadamente en época Mozárabe, entre los siglos XIII y XIV. Estos nombres son: Ainalcutar, actualmente Alcutar, Alcuxurio o Cuxurio con varias rábitas que actualmente forman Bérchules, Alfonaira, situado en el pago de Macola (Marcula) y el barrio de Purchenas.

Existieron minas de metales preciosos y de hierro y azufre, demostrándolo las diferentes honduras encontradas. Siempre tuvo dos parroquias hasta la creación de los cuatro propios, desde cuya época quedo una sola (San Juan Bautista), había a su servicio: un cura, dos beneficiarios y un sacristán. A la izquierda de la Iglesia de Santa María la Mayor, están los restos del beneficiario Olvera que fue degollado junto a esta iglesia que fue venerado por los vecinos como un verdadero mártir. Esta fue la otra parroquia que existió en el barrio de Alcutar hasta 1789 en cuya época se arruinó y se construyó otra en sitio diferente, la cual sirve como auxiliar de la matriz y tiene una nave de 87 pies de largo y 30 de ancha con cinco altares. Construida por Ventura Rodríguez, discípulo de Diego de Siloe.

Fue en Bérchules donde se refugiaron los últimos moriscos, siendo el escenario de la muerte de Abén Aboo, último rey moro después de su primo, Aben Humeya a quien asesinó para destronarle, su reinado al igual que el de su primo duraría 10 meses, desde julio de 1570 a mayo de 1571. Era su nombre cristiano Diego López y su nombre musulmán completo Muley-Abdalah-Aben-Aboo. Abe-Aboo cuando se vio acosado por las tropas del rey Felipe II se refugió en la cueva de los Bérchules, siendo allí donde se quedó acorralado junto con otros moriscos, el tajo del reyecillo se encuentra a una legua de distancia del pueblo.